¿Qué es la podología?

La podología es la especialidad que diagnostica y trata aquellas enfermedades
relacionadas con los pies, la pisada y el movimiento.
Los pies son la base de nuestro cuerpo. Nos movemos descargando todo
nuestro peso sobre ellos e influyen, de manera determinante, en nuestra salud,
equilibrio y bienestar.

TRATAMOS TODO TIPO DE PATOLOGÍAS
Contacta con nosotros

Logo Nutricen
servicio_podología

¿Qué tratamientos ofrecemos?

En Nutricen tratamos todo tipo de patologías del pie. A continuación, le
informamos de algunos de nuestros tratamientos:

  • Quiropodología
  • Estudio biomecánico del pie
  • Pie diabético
PIDE TU CITA

La quiropodia es el tratamiento específico, sin intervención quirúrgica, de todo tipo de enfermedades y anomalías que afectan a la piel de los pies y sus órganos anejos (uñas). La quiropodia también tiene entre sus funciones principales la prevención de futuras molestias o alteraciones. El podólogo realiza una evaluación clínica de los pies y aplica el tratamiento específico para toda aquella molestia producida en la piel del pie o en las uñas, eliminando el factor causante y haciendo que se pueda recuperar la funcionalidad normal del pie.

Entre las molestias más habituales destacan:

  • Durezas y callos: no son solamente un problema de carácter estético, sino que pueden deberse a una patología subyacente que puede tratarse y solucionarse.
  • Uñas encarnadas (onicocriptosis): tienen diferentes causas, siendo las más comunes el corte fresado inadecuado de las mismas y el uso reiterado de calzado excesivamente estrecho para nuestro pie.
  • Hongos en las uñas (onicomicosis): al tratarse de una infección rebelde, su tratamiento y curación permanente es generalmente bastante difícil, y requieren de antifúngicos tópicos e incluso en algunas ocasiones por vía oral. Gracias a una buena práctica podológica, unas exhaustivas condiciones higiénicas y la eficiente utilización de antimicóticos esta infección puede llegar a ser erradicada.
  • Hongos en la piel/Pie de atleta (Dermatomicosis): es una infección por hongos muy frecuente que comienza generalmente en los espacios interdigitales. Dependiendo del tipo de hongo que
    la produzca, la piel afectada puede presentar un aspecto macerado o excesivamente seco, y puede cursar con ampollas (vesículas) y/o grietas.

Otras patologías que se pueden detectar y tratar en cuanto a la piel y sus órganos en podología
son: afecciones producidas por enfermedades infecciosas (liquen plano, verrugas plantares/papilomas, impétigo, erisipela, etc), lesiones derivadas de enfermedades sistémicas (psoriasis, lupus eritematoso sistémico…), lesiones producidas por temperaturas extremas (quemaduras, eritema pernio/sabañones…), etc.

podologia

Prevención

Un tratamiento de quiropodia puede ser una forma efectiva de acabar con las molestias más
comunes en los pies, pero hay que tener en cuenta que también es importante una revisión
periódica para poder aplicar tratamiento a futuras dolencias y así evitar síntomas dolorosos.
Los pacientes que padecen de diabetes deben acudir con más frecuencia al podólogo para
detectar cualquier afección, ya que son mucho más vulnerables a infecciones o úlceras que
pueden aparecer sin que el paciente se de cuenta.

El estudio biomecánico de la marcha lo realiza un podólogo y permite conocer si la forma de pisar de una persona es la correcta. En el caso de tener relación con determinadas patologías se puede prevenir la aparición de futuras lesiones musculares y osteoarticulares (esguinces, metatarsalgias, fascitis plantar, tendinitis, sobrecargas musculares, espolones, etc.) 

A partir de los resultados del estudio biomecánico, el podólogo valora la necesidad de realizar un tratamiento personalizado mediante la fabricación a medida de plantillas, ejercicios de potenciación o estiramientos. En algunos casos las dolencias de rodilla, cadera y espalda vienen derivadas de alguna lesión en los pies. Influye la forma de andar, la ergonomía, el tipo de trabajo que se realice, el tipo de deporte que se practique y actividades complementarias.

estudio_biomecanico_pie

FASES

El estudio biomecánico de la marcha se realiza a través de un exhaustivo examen, mediante una serie de test clínicos que el podólogo realiza. Consta de varias fases y es una prueba indolora que no precisa ningún tipo de preparación. Primeramente se explora al paciente, observando las estructuras musculares y articulares, la nivelación de las caderas, las posibles alteraciones de los pies y los ángulos de flexión y extensión del pie, así como la capacidad de inclinarse hacia dentro y hacia fuera.

  1. Test clínicos en descarga: son los que se realizan cuando el paciente está acostado en la camilla, sin apoyar el pie. Estos test permiten al podólogo hacerse una idea general de cuál va a ser el comportamiento del miembro inferior una vez que el paciente se ponga de pie. Con estos test se pueden detectar anomalías como discrepancias de longitud entre miembros, contracturas, rotaciones, etc.
  2. Test clínicos en carga (análisis estático): son los que se llevan a cabo cuando el paciente está de pie pero no en movimiento. Estos test ayudan al podólogo a enfocar de una forma muy aproximada el diagnóstico clínico, y, en consecuencia el tratamiento adecuado.
  3. Observación de la marcha (análisis dinámico): consiste en la observación, por parte del podólogo, del paciente mientras anda o corre. Se analizan movimientos muy concretos de ciertas partes del pie y de todo el miembro inferior en cada una de las fases de la marcha. Esta es la parte del estudio que confirma el diagnóstico, y por lo tanto, también el tratamiento
  4. Análisis Posturológico: es el que se realiza a través de una plataforma de presiones, que consta de múltiples sensores que captan la presión ejercida en los distintos puntos del pie (también diferencian entre un pie y otro), tanto en estático como en movimiento.
    Es una herramienta de ayuda para el podólogo, pero no es indispensable, y no todos los profesionales la utilizan. Con una buena exploración clínica y un tratamiento acertado el estudio biomecánico es más que suficiente.

La primera revisión biomecánica
De los primeros años de la infancia puede venir determinado nuestro desarrollo. Es recomendable, si no se detecta ningún problema anteriormente, realizar la primera revisión a la edad de 2-3 años.

Recomendaciones
Es recomendable acudir al podólogo una vez al año para realizar una revisión del estudio biomecánico de la marcha, en especial aquellas personas que practican deporte regularmente, pues su manera de correr y apoyar los pies puede influir en su rendimiento y minimizar el riesgo de lesiones.

Asimismo, los pacientes que padecen de diabetes deben realizarse el estudio biomecánico de la marcha, ya que la detección precoz y la corrección de las áreas de elevada presión antes de que los síntomas aparezcan, pueden reducir el riesgo de úlceras y/o amputación de la extremidad inferior.

podologia

El pie diabético es una alteración clínica de origen neuropático (afección en los nervios) y/o vascular (afección de vasos sanguíneos: arterias y venas) provocada por la hiperglucemia (nivel de azúcar en la sangre demasiado alto). Esta alteración la padecen personas afectadas de Diabetes, llegando a ser una preocupación importante en la atención médica y una causa común de hospitalización. Dos de los riesgos de estos pacientes son la disminución de la sensibilidad y la mala circulación del pie. Cualquier lesión que aparece en el pie de una persona diabética (debido a un rasguño, una uña encarnada, etc) representa un riesgo, ya que es probable que no cicatrice bien y que se convierta en una gangrena.

pie diabetico

El daño en los nervios y vasos puede dar lugar a la aparición de úlceras que se complican, llegando a infectarse hasta tal punto en que el miembro afectado puede ser amputado. Estas úlceras aparecen bien por el exceso de presión en una zona del pie (calzado apretado, costuras de los calcetines o zapatos, etc) o por algún traumatismo (ya sea sangrante o no) que el paciente no es capaz de detectar, ya que su sensibilidad está alterada. Además, a este hecho se suma que la mayoría de pacientes tienen afectados los vasos sanguíneos, por lo tanto el riego es insuficiente y el organismo es incapaz de producir la reacción inflamatoria necesaria para dar comienzo al proceso de cicatrización.

diabetes

Cómo afecta la diabetes a los pies

  • Insensibilidad y disminución de sentir dolor y cambios de temperatura. Las vibraciones pueden causar molestias.
  • Sequedad excesiva en la piel de los pies y tendencia a sufrir ampollas, cortes o quemaduras.
  • Cicatrización demasiado lenta.
  • Dolor e insensibilidad en pies y piernas.
  • Neuropatía (afección en los nervios)
  • Deformidades en los pies
  • Enfermedades vasculares (arteriosclerosis, colesterol, etc)
Causas

Las causas más frecuentes encontradas en el pie diabético son:

  • Enfermedad vascular periférica establecida.
  • Neuropatía periférica.
  • Deformidades en el pie.
  • Presión plantar elevada.
  • Callosidades.
  • Historia de úlceras previas.
  • Amputación previa.
  • Tabaquismo.
  • Edad avanzada.
  • Movilidad articular disminuida.
  • Mal control metabólico.
  • Calzado no adecuado.
  • Higiene deficiente de pies.
  • Alcoholismo.

Es necesario asegurarse de:

  • Visitar al podólogo regularmente permite disminuir los riesgos de presentar lesiones o heridas en los pies.
  • Mantener las uñas cortas.
  • No presentar micosis (hongos).
  • No presentar ningún tipo de lesión en los talones.
  • Utilizar el calzado adecuado.
  • No caminar sin zapatos.
pisada

¿Tienes alguna duda o quieres concertar una cita?

Rellena este formulario con tu pregunta y te responderemos lo antes posible.